El Club: Cine de tinieblas

Cuatro hombres viven juntos en una casa aislada de un pequeño pueblo costero. Les han enviado a este lugar para que expíen los pecados que han cometido en el pasado. Viven sometidos a una disciplina férrea bajo la atenta mirada de una vigilante. Pero la frágil estabilidad de su rutina se ve interrumpida por la llegada de un quinto hombre que acaba de caer en desgracia y que trae consigo un pasado que creían haber dejado atrás.

Gran premio del Jurado en el pasado Festival de Berlín y elegida por Chile para competir en la categoría de película de habla no inglesa en los próximos Oscar, ‘El Club’ es el quinto largometraje de Pablo Larraín. El guión lo firman Guillermo Calderón yDaniel Villalobos junto al propio Larraín, y Alfredo Castro, Roberto Farías, Antonia Zegers, Jaime Vadell, Alejandro Goic, Alejandro Sieveking, Marcelo Alonso, José Soza y Francisco Reyes componen el reparto.

Cuatro delincuentes que en lugar de estar en la cárcel viven retirados en una casa. Son curas. Los vigila una monja y los mantiene la Iglesia. Un punto de partida arriesgado y difícil de abordar. Larraín decide hacerlo desde el sarcasmo, y acierta. Consigue una película incómoda aunque se queda al borde del precipicio. Y debería haber saltado. El resultado no es lo suficientemente incorrecto, y en ocasiones destila cierta compasión que disminuye la potencia del discurso. La fotografía que pinta Sergio Armstrong es digna de mención, al igual que las interpretaciones, que ante unos personajes con un doble filo muy peligroso, consiguen el perfecto equilibrio entre lo frágil y lo maquiavélico.

‘El Club’ es una historia negra y mordaz, es cine de tinieblas, que aunque no se atreva a saltar al vacío, orquesta un thriller a tener en cuenta.

The following two tabs change content below.

Verónica Ortego

Escribo cosas donde me dejen. Algunas veces me cruzo con mi criterio pero no me reconoce. El cine como hábitat natural. ¿Una palabra? Madness.

Últimas publicaciones de Verónica Ortego (Ver todas)

Deja un comentario