Los Odiosos Ocho: La nueva locura de Tarantino

El director más alocado, genuino, irreverente, (insertar aquí el adjetivo sinónimo de locura que más os guste) ha vuelto por octava vez (va de ochos la cosa) y lo hace por la puerta grande con una gran película, que sin ser la mejor de su carrera, es 100% disfrutable y lo más importante, 100% Tarantino.

Tras una horrible tormenta de nieve, los pasajeros de una diligencia se ven obligados a pasar varios días en una cabaña con otros desconocidos. Ellos son el cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) y su fugitiva Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh), el mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), Chris Mannix (Walton Goggins), un sureño que afirma ser el nuevo sheriff del pueblo,  Bob (Demian Bichir), Oswaldo Mobray (Tim Roth), verdugo del pueblo, el vaquero Joe Gage (Michael Madsen) y el general confederado Sanford Smithers (Bruce Dern). La tensión entre todos ellos no tardará es surgir…

Que los protagonistas sean 8 despreciables que no tengan más remedio que convivir juntos durante unos días en una cabaña alejada de la mano de dios es una premisa de lo más jugosa, pero si los hilos los maneja Tarantino la escala de nivel asciende considerablemente. Verborreas constantes, como sólo él es capaz de escribir, hacen a cada uno de los ocho personajes únicos y geniales. Y es que el director se nota que ha disfrutado mostrándonos a cada uno de sus odiosos en el campo que más le gusta, con diálogos mordaces, en ocasiones que no van a parar a ningún sitio y en otras que solo tienen como finalidad un baño  sangre. ¿Recordáis la escena del bar de Malditos Bastardos? Los Odiosos Ocho es ”eso” durante casi 3 horas, para lo bueno y para lo malo (más bueno que malo).

the-hateful-eight

El motor de la película no es más que una excusa para mostrar el odio que había en esa época en Estados Unidos, dividido tras finalizar la Guerra Civil. Prácticamente cada personaje es una metáfora de cada región y sus habitantes y la propia cabaña sería el país. Si a ese odio inherente entre los personajes le sumas una jugosa suma de dinero por la cabeza de uno de ellos, bien no puede acabar. Las desconfianzas, intrigas, pactos y traiciones no tardarán en surgir. Puede que no haya tanto misterio como se podría esperar, algo más al estilo de ‘Diez Negritos‘ de Agatha Christie hubiera terminado de redondear mucho más una magnífica historia.

No todo es positivo, la duración es desorbitada para la historia que se nos quiere contar. Unos recortes en la sala de montaje la harían mucho bien. La película se divide en dos partes, la primera hora y media muy lenta aunque interesante, mostrando a cada uno de los odiosos y planteando el escenario de la sangría. La segunda parte sería la hora y cuarto restante que es magnífica y brutal. Recortando más de la primera parte daría como resultado uno de los mejores trabajos de Tarantino. Gracias a dios eso no empaña un más que notable resultado final.

Dos apuntes finales:
1 Ver de nuevo reunidos al Señor Naranja y al Señor Rubio no tiene precio.
2 Esta historia adaptada al mundo del teatro sería fantástica, puesto que tiene parte del trabajo hecho: 8 personajes, 1 escenario y que corra la sangre.

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario