Anomalisa: Un tesoro del stop motion

Anomalisa es la primera película animada dirigida por Charlie Kaufman y Duke Johnson, que nació como una obra de teatro en 2005, parte de un proyecto del compositor Carter Burwell. Este reunió a Kaufman, Joel y Ethan Coen para la representación de dos obras de radioteatro en Nueva York, Londres y Los Ángeles. Y fue en Los Ángeles, por cuestiones de agenda, donde la obra de los Coen fue remplazada por “Anomalisa”, escrita por Francis Fregoli, el pseudónimo de un famoso escritor que terminó por desvelarse que era Kaufman.

La mayor parte del guion teatral se mantuvo igual: “Los personajes son los mismos, los actores son los mismos –Jennifer Jason Leigh, Tom Noonan y David Thewlis-, el guion es el mismo –casi el mismo”, asegura Kaufman. Mientras que Johnson añade que “desde el principio hubo la sensación de que el guion podía convertirse en una película de animación –se presta para ello”.

Sinopsis: Michael Stone (David Thewlis), marido, padre, y respetado autor de “Permítame ayudarle a ayudarles” es un hombre mermado-atormentado-deprimido por su banal existencia. De viaje de negocios en Cincinnati, donde dará una conferencia en una convención para profesionales de la atención al cliente, llega al Hotel Fregoli. Una vez allí, le asombra descubrir un posible escape a su desesperación –una tímida comercial de una panadería en Akron llamada Lisa Hesselman (Jennifer Jason Leigh), quien bien podría ser el amor de su vida o no.

anomalisa

El guión de Kaufman destila oscuridad, crudeza y cierta amargura, una mezcla de la que, sin embargo, resulta una ternura inesperada. Un trabajo de escritura que brilla por su sutileza, y ofrece una compleja reflexión sobre la inmadurez y los grises existenciales.

Unos grises en los que Kaufman abre una grieta de color, a través del personaje de Lisa, para abordar la historia que subyace a esa felicidad momentánea, y hablar de todo lo contrario: la incapacidad de aprender a sobrevivir sin ella, de asimilar la monotonía que arrastra una sociedad saturada de clones. Y es Lisa -o la maravillosa voz de Jennifer Jason Leigh-, la principal culpable de mantener el equilibrio, de que lo triste no se incline hacia lo deprimente, y de que el reflejo final de la cinta sea nítido, a pesar de la presencia constante de la locura y del marcado halo surrealista que caracteriza a la cinta.

Para terminar, no se puede dejar de lado una soberbia ejecución técnica, que junto a lo intachable de su guión, convierten aAnomalisa en un tesoro de la animación stop motion, y en una de las películas imprescindibles del año. No va a ganar el Oscar, pero debería hacerlo.

The following two tabs change content below.

Verónica Ortego

Escribo cosas donde me dejen. Algunas veces me cruzo con mi criterio pero no me reconoce. El cine como hábitat natural. ¿Una palabra? Madness.

Últimas publicaciones de Verónica Ortego (Ver todas)

Deja un comentario