El mal que hacen los hombres: Demasiados referentes y muy pocas ideas

Producida en España y rodada en inglés, El mal que hacen los hombres es el cuarto largometraje de Ramon Térmens, que repite colaboración con Daniel Faraldo, responsable del guión y protagonista de la cinta junto a Andrew Tarbet y Sergio Peris-Mencheta.

Sinopsis: Un sicario (Daniel Faraldo) y un médico (Andrew Tarbet) que trabajan para un cártel del narcotráfico reciben un “paquete” inusual: una niña de 10 años (Priscilla Delgado), hija del jefe de una banda rival, a quien tendrán que custodiar hasta que reciban la orden de cortarla en pedazos o dejarla en libertad. La niña pronto se dará cuenta de que su única posibilidad de sobrevivir será llegar a las profundidades de la psique de sus captores y averiguar si les queda alguna pizca de humanidad.

el-mal-que-hacen-los-hombres

Si hay algo que un thriller no puede ser es previsible. Cuando a los diez minutos de empezar se vaticina lo que va a pasar en los diez últimos, el fallo es imperdonable. De esta manera, no hay ninguna posibilidad de que, por mucho que se intente, en la historia haya algún atisbo de fuerza o de tensión. El problema con El mal que hacen los hombres es que lo previsible de su desarrollo no es un mero síntoma, sino que es lo que se carga la cinta de Térmens.

Por otro lado, la dirección destaca por su falta de personalidad, se muestra como una copia de cosas que ya se han hecho muchas veces. Lo que se percibe es que se ocupa más tiempo en querer parecerse a sus referentes, que en aportar materia propia. Y en cuanto a las interpretaciones, son correctas para unos personajes que son puro estereotipo y cuyos diálogos no son fáciles de encarar.

En conclusión, El mal que hacen los hombres es un thriller que no funciona porque el suspense no aparece por ninguna parte, porque es una película con demasiados referentes y muy pocas ideas.

The following two tabs change content below.

Verónica Ortego

Escribo cosas donde me dejen. Algunas veces me cruzo con mi criterio pero no me reconoce. El cine como hábitat natural. ¿Una palabra? Madness.

Últimas publicaciones de Verónica Ortego (Ver todas)

Deja un comentario