Nuestra hermana pequeña: Edulcorada, correcta y pasable historia

La nueva película de Hirokazu Kore-eda vuelve a explotar el drama familiar rodeado de todo elemento cotidiano a su disposición, como ya hizo en su anterior película ‘De tal padre, tal hijo’.

Sachi, Yoshino y Chika son tres hermanas que viven en Kamakura, Japón, en la casa de su abuela. Un día, recibirán la noticia de la muerte de su padre, que las abandonó cuando eran pequeñas. En el funeral conocerán a la hija que su padre tuvo 13 años atrás y pronto las cuatro hermanas empezarán a vivir juntas.

nuestra-hermana-pequena

La película funciona muy bien, se hace amena y muy entrañable, pero le falta conflicto y dramatismo. Todo está muy bien dispuesto para que sucedan situaciones realmente complejas en la familia, como aceptar en su seno a un miembro desconocido pero de tu propia sangre, que no hace más que recordar el pasado y abrir viejas heridas ya cicatrizadas. Pero el buen rollismo que impregna a la película evita cualquier situación excesivamente dramática. Todo es muy perfecto, muy bonito, muy feliz…
No es algo negativo, pero es poco creíble y es posible que alguien pierda el interés a lo largo de las excesivas 2 horas de metraje.

La película es muy intimista, enriquecida por pequeños detalles, minimalistas, sugerentes, en la que obliga al espectador a dejarse llevar por su sencillez sobre lo cotidiano, algo que caracteriza numerosas películas japonesas.

Las 4 hermanas, como personajes, están muy bien construidos, con sus distintas personalidades muy marcadas. Podrían pecar de estereotipos o clichés, pero se empatiza fácilmente con todas ellas.

En definitiva, una historia muy bella, feliz y risueña, que para algunos podrá pecar de empalagosa y para otros será una maravilla. A los fans de Hirokazu Kore-eda no les defraudará.

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario