Mi gran boda griega 2: Desastrosa e innecesaria secuela

Si la primera entrega no pasaba de moderadamente divertida, en esta secuela se coge lo mejor que había en su antecesora y se lleva a unos niveles que rozan el absurdo. Lo que antes funcionaba ahora deja de hacerlo.

El esquema de la película prácticamente es un calco de la primera entrega, cambiando la boda de la pareja protagonista por la de los padres de ella debido a un documento de boda erróneamente firmado, lo que anula su matrimonio. Así que los 90 minutos son dedicados a la preparación del evento, con alguna trama suelta por aquí y por allá acompañado todo ello de chistes sin gracia. Un cliché con patas.

mi-gran-boda-griega-2

Se añade algún personaje nuevo como la hija de los protagonistas, en plena adolescencia y con ganas de ser más independiente y alejarse de los padres, lo que eso supone para este variopinto, numeroso, asfixiante y unido núcleo familiar. Personajes nuevos y otros que, pese a estar, no aportan nada, como sorprendentemente el papel del marido, coprotagonista en la primera entrega y ahora relegado a un tercer plano, con apenas un par de frases y metido en algún tramo con calzador.

Golpes de humor que funcionaban muy bien como lo del limpia cristales, la casa exageradamente decorada de elementos griegos o el papel esporádico de la peculiar abuela de la familia, aquí se convierten en una autoparodia que te saca por completo de la escasa comicidad de la película y marca el ritmo y estilo a seguir en el resto de la historia. Es el ejemplo perfecto que escenifica lo que engloba a la película.

En definitiva, una comedia romántica totalmente prescindible, sin chispa, ni gracia ni carisma, cosa que en su primera entrega había aunque fuese moderadamente.

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario