Las crónicas de Blancanieves El cazador y la reina del hielo: Frozen + Juego de Tronos, mala combinación

Antes de ser vencida por Blancanieves,  la malvada reina Ravenna ( Charlize Theron) fue testigo de cómo su hermana Freya (Emily Blunt) sufría una desgarradora traición y huía del reino. Freya vive desde entonces en un lejano palacio invernal, donde ha creado una legión de cazadores, pero descubre que Eric (Chris Hemsworth) y la guerrera Sara (Jessica Chastain) han incumplido la única regla impuesta a los soldados: no pueden amar. Al enterarse de que su hermana ha muerto, Freya reúne a los cazadores y les ordena traer el espejo mágico de la única hechicera capaz de destruir su poder.

Lo mejor de esta película es, sin la menor duda, su excelente reparto femenino. Ver juntas a semejantes actrices del calibre de Theron, Blunt y Chastain no tiene precio. Lástima que la película elegida para tan titánica reunión haya sido esta innecesaria secuela que a pesar de ser mejor que su antecesora, no tiene la calidad que justifique una continuación. Los primeros diez minutos también son destacables, contando el origen de Freya al más puro estilo de los cuentos, con narrador incluido.

Las-crónicas-de-Blancanieves-El-cazador-y-la-reina-del-hielo

La historia promete una aventura frenética y llena de peligros, pero sorprendentemente hay más pausas y escenas intrascendentes que acción y entretenimiento, que es lo mínimo que se le puede pedir a ”esto”. Además, un exceso de edulcoramiento a una historia que se la pretende dar un tono oscuro, crudo y violento, pues como que no queda nada bien. El apartado visual tampoco es para echar cohetes, pero si que es algo atractivo, como el espejo mágico, los poderes de Freya o las extrañas habilidades de Ravenna.

Chris Hemsworth hace lo que puede con un personaje que no da para más, salvo asestar hachazos y gruñidos, dándonos inevitablemente la imagen de Thor.   Charlize Theron repite como reina malvada, pero esa frescura que tuvo en la primera entrega aquí se ha diluido. Su personaje es más breve y mucho más exagerado.  Jessica Chastain cumple y ya está. Poco hay de esa magnífica actriz en este papel que se ve reducido a correr, golpear y besar. Emily Blunt es la que más convence, ya que su personaje es el más interesantes de todos, desde su origen hasta en el apartado visual (aunque con ecos descarados a Frozen o Narnia).

En definitiva, una película a ratos entretenida, a ratos intrascendente. Totalmente prescindible como secuela innecesaria que es.

5/10

 

 

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario