‘Corazón gigante’: Una oda a la bondad

Fúsi (Gunnar Jónsson), de 43 años, es un tipo inadaptado y con sobrepeso cuyo único interés son las batallas de la Segunda Guerra Mundial, que reproduce en miniatura en el apartamento en el que vive con su madre. Un día Fúsi recibe un cupón para acudir una escuela de baile, donde conoce a Sjöfn (Ilmur Kristjánsdóttir), una mujer solitaria como él y con profundas heridas psicológicas.

Un niño grande son las mejores palabras que describen a nuestro protagonista. Sin maldad, pura inocencia y gran corazón. Cruelmente tratado por la sociedad, martirizado en el trabajo por sus compañeros y oprimido en su propio hogar por una enfermiza y sobreprotectora madre. Es una bellísima persona porque no juzga ni tiene prejuicios contra nadie a diferencia de la gente contra él, vive su vida como quiere o puede y deja vivir. Una de esas personas que multiplicadas por mil harían de este mundo un lugar mejor. Fúsi representa todos los buenos valores del ser humano, como la honestidad, la amistad, la lealtad,  la ingenuidad y la bondad. Con semejantes características, es imposible no empatizar lo más mínimo con este personaje, sufriendo con cada revés que le da la vida y alegrándote muchísimo con cada gota de fortuna que se le brinda.

Corazón-gigante
Gunnar Jónsson nos da una magnífica actuación

La película avanza a un ritmo pausado pero sin llegar a ser tediosa. Está llena de matices que la convierten en algo minimalista. Muchos gestos y miradas dicen más que toda una línea de diálogo. Su fotografía es magnífica y muy bella, retratando magistralmente los paisajes nevados y helados de Islandia en contraposición con la calidez de nuestro protagonista.

En definitiva, una entrañable e inolvidable historia de bondad, ternura y compasión, valores que jamás deberíamos olvidar. Más personas como Fúsi hacen falta en el mundo.

8/10

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario