‘Tres recuerdos de mi juventud’: Buena historia, fallida ejecución

Paul Dedalus recuerda sus 16 años, a su padre, viudo inconsolable, el viaje a la URSS donde una asignación clandestina le llevaría a ofrecer su propia identidad a un joven ruso, recordará también sus 19 años, su hermana Delphine, su primo Bob, de sus escapadas con Pénélope, Mehdi y Kovalki, el amigo al que tuvo que traicionar. Sus estudios en París, el encuentro con el doctor Behanzin, su vocación inherente para la antropología. Y, sobre todo, Paul se acordará de Esther, el amor de su vida.

Esta película podría haber dado lugar a una gran historia sobre la nostalgia adolescente, los tiempos pasados, el primer amor, etc. Sin embargo carece de entretenimiento en lo que narra, apenas emociona o inquieta, tiene excesivos diálogos a cámara muy extensos que apenas ”dicen nada”, una voz en off que repite lo que ya estamos viendo en pantalla cayendo en la más absoluta de las redundancias y todo esto hace que poco a poco el público vaya perdiendo interés en lo que se le va mostrando.

La juventud del protagonista

Además, el inicio de la película es de lo más interesante y engañoso, ya que nos promete una especie de investigación policial por la cual el protagonista debe recordar partes de su juventud, justificando así el detonante de la película, pero sorprendentemente esa historia se queda en la nada, se corta de manera abrupta y sin justificación, como si nada hubiese ocurrido.

En definitiva, una película con muy buena base e intenciones pero que no llega a cuajar en ningún momento, no cala en el espectador llegando a aburrirle la mayor parte del tiempo.

3/10

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario