‘Ninja Turtles: Fuera de las sombras’ Más y mejor

En esta ocasión Las Tortugas Ninja vuelven a salir de las sombras para proteger la ciudad de Nueva York del malvado plan de Shredder y sus nuevos aliados,  Bebop, Rocksteady y Krang.

Tras una primera entrega un tanto insípida y menos entretenida de lo que aparentaba, esta secuela sí ofrece más de lo que se espera de un producto de estas características. Mucha acción, entretenimiento y diversión para pasar una hora y media con tus personajes de la infancia. Y no le busques nada más a la película porque no lo ofrece, es lo que es y no es malo precisamente. En esta ocasión no hay que esperar mucho tiempo para ver a los protagonistas en acción, ya que desde el primer momento se marca el ritmo a seguir en los próximos minutos, acción y dinamismo, que la historia no se tome ni una pausa, que todo el rato esté ocurriendo algo, por precipitado que pueda quedar.

En el apartado visual la película es muy potente y es que pese al horrible aspecto que lucen las tortugas sobrecargadas de objetos y cachivaches, su incursión con la imagen real es fantástico. Excepto en su tramo final, donde absolutamente todo en CGI y parece que estás jugando una partida de la Play Station. La dirección pasa de manos de Jonathan Liebesman Dave Green, pero no se nota la ausencia del primero ya que repitiendo Michael Bay en la producción se sigue notando que los directores han tomado nota de su manera de dirigir las secuencias de acción, para lo bueno y para lo malo.

Bebop y Rocksteady

La trama es igual de sencilla, simple y cliché que en la anterior entrega, solo que esta vez se incluye el matiz de los prejuicios de la sociedad ante lo diferente y su temor a ello, haciendo hincapié en la importancia de la tolerancia, pero eso no les lleva más de cinco minutos porque recordad que la vertiginosa trama no se puede permitir un segundo sin que algo esté explotando. La incursión de nuevos personajes como Bebop, Rocksteady y Krang le ha hecho mucho bien a la franquicia, porque además de ser un soplo de aire fresco y ofrecer escenas la mar de entretenidas, son el vivo retrato de la serie de animación que muchos hemos disfrutado de niños. Lástima que no se pueda decir lo mismo del Casey Jones de Stephen Amell, donde no ves al personaje si no al actor que lo interpreta.

En definitiva, un blockbuster básico donde no hay que darle muchas vueltas a nada de lo que ofrece, simplemente sentarse y pasar un buen rato de diversión. Mejor que la primera entrega y muy bien respetada (de nuevo) la esencia de estos pintorescos personajes.

6/10

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario