‘Un monstruo viene a verme’ J.A. Bayona se supera

Tras la separación de sus padres, Connor (Lewis MacDougall), un chico de 12 años, tendrá que ocuparse de llevar las riendas de la casa, pues su madre (Felicity Jones) está enferma de cáncer. Con esta situación, el niño intentará superar sus miedos y fobias con la ayuda de un monstruo (Liam Neeson), pero sus fantasías tendrán que enfrentarse a la dura realidad.

La última película de uno de los mejores directores españoles de los últimos años es, ante todo, una invitación a la reflexión, un viaje emocional muy intenso e imaginativo que muestra con maestría el duro y difícil paso de la infancia a la madurez, el perdón, el sufrimiento ante la muerte y lo ambigua que es la vida en todos sus aspectos.

J.A. Bayona regresa con la última película de su trilogía sobre la maternidad y las relaciones materno-filiales que se completa con las notables ‘El Orfanato’ y ‘Lo Imposible’. El principal miedo que puede tener el espectador al entrar a ver esta película es que las desmesurada expectativas que se han generado al rededor de ella se cumplan. Había miedo de estar ante otra decepción patria como ‘Regresión’, pero todos esos temores se disipan en cuanto arranca la película y te absorbe y mete de lleno en ella. ‘Un monstruo viene a verme’ es emocionante y sobre todo muy conmovedora.

¿Busca la lagrima fácil?

Si

¿Lo consigue?

También.

Es un problema que se le ha achacado mucho a esta historia, que peca de melodramática, que se esfuerza demasiado en querer que el espectador no pare de secarse los ojos durante la película, pero que queréis que os diga, los personajes con los que empatizas de una manera facilísima, una historia bonita, que atrapa y que está muy bien narrada y unas situaciones duras y sobre todo reales consiguen que ese nudo del estómago no se quite hasta el día siguiente. No hablamos de sensiblerías baratas que buscan emocionar para ocultar carencias de guión, aquí hablamos de los duros obstáculos que nos pone la vida y de como podemos superarlos sin caernos al pozo de la amargura y la desesperación. Todo ello desde el punto de vista de un chico en plena adolescencia, muy joven para ser adulto y muy mayor para ser un niño.

La otra parte más destacable son las apariciones del monstruo y los cuentos que narra con una animación en acuarela totalmente maravillosa. Los efectos funcionan muy bien, y el monstruo resulta memorable de principio a fin. No sólo por su diseño, su voz o sus movimientos, sino como representación de la verdad ambigua que maneja el mundo y no siempre fácilmente discernible.

Bayona nos ha entregado una película impecable, que pese a todo el artificio que la rodea disfrazándola de cine comercial, en su trasfondo es lo más personal y arriesgado que ha hecho este director. Ha contado la historia de Connor desde sus entrañas, con un enorme cariño y respeto. Podría decirse que J.A. Bayona ha hecho su ‘E.T’.

8/10

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario