‘La tortuga roja’ Hermosa oda a la vida

Historia muda sobre un náufrago en una isla desierta. La película cuenta las grandes etapas de la vida de un ser humano en forma de fábula. Supone el debut en el largometraje del animador Michael Dudok de Wit (ganador del Oscar por su cortometraje ‘Father and Daughter’).

La animación de la película es una maravilla. Los trazos sencillos evocando la animación más clásica y tradicional consigue dotar de un alma propia a la película y de un impacto visual a sus paisajes que hará que el espectador se quede atónito. Se podría decir que el estilo del debutante de 60 años Michael Dudok de Wit (habéis leído bien) está encaminado al minimalismo, ya que ni los personajes ni los entornos están sobrecargados, pero aún así transmiten mucho.

La película es muy arriesgada, no solo por el uso de la animación tradicional en los tiempos que corren, si no por el planteamiento de la historia. Es narrada a modo de fábula, muda, descartando todo tipo de diálogo, con muchos elementos oníricos, poéticos y plagada de simbolismos. De hecho no es para todo el mundo, puede enamorar a un selecto grupo de espectadores a la par que aburra a los más pequeños de la casa y también a los más mayores. Lo que en apariencia es una historia de supervivencia se convierte en una oda a la vida, el paso del tiempo, nuestro lugar en el mundo, nuestra capacidad para obsesionarnos con el pasado y el futuro obviando el presente.

Pese a ser muy corta (80 minutos) se hace un poco pesada y lenta, aunque deja ver el enorme trasfondo que posee. De hecho, en el momento donde lo onírico empieza a prevalecer es cuando uno tiende a desconectar más con la película porque puede llegar a aburrir. Su mensaje pierde fuerza y en algunos tramos no es clara del todo. A pesar de ello, su emotividad, su animación y todo su trasfondo no te dejará indiferente.

7/10

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario