‘El nacimiento de una nación’ Ambiciosa pero no destaca

Ambientada en la Virginia de 1831 y basada en sucesos reales, narra la historia de Nat Turner (Nate Parker), un instruido esclavo y predicador cuyo propietario Samuel Turner (Armie Hammer), que atraviesa por dificultades económicas, acepta una oferta para utilizar a Nat para someter a esclavos rebeldes. A medida que va siendo testigo de innumerables atrocidades liderará una rebelión contra la esclavitud con la esperanza de llevar a su pueblo a la libertad.

La película cumple, se deja ver y es relativamente correcta. Su problema es que no destaca absolutamente en nada. Eso es un fallo garrafal si tenemos en cuenta que durante los últimos años hay numerosas películas, algunas de gran calidad y otras no tanto, que se cortan por el mismo patrón de criticar la segregación racial, intolerancia, prejuicios, etc. Ante tanto producto similar, si no se ofrece algo fresco, diferente, que destaque, caerá automáticamente en el olvido.

La última película en sumarse a esta larga lista es la que nos ocupa, ‘El nacimiento de una nación’, dirigida, escrita, producida y protagonizada por Nate Parker. El título de la cinta es más que intencionado, ya que  coincide con el realizado en 1915 por D.W. Griffith, solo que el componente racial de aquella película era muy distinto e incluso cuestionable ya que el racismo está muy presente, pero como algo positivo. Si pasó a la historia dicha película fue por sus ‘novedosas’ técnicas en el montaje suponiendo un antes y un después en el séptimo arte.

La nueva ‘versión’ trata con mucha crudeza las situaciones que sufrieron las personas de color en Estados Unidos durante los siglos XVII y XVIII. En alguna ocasión incluso debes apartar la mirada ante las altas dosis de violencia que se dan en algún tramo. Violencia que queda a veces justificada y a veces muy de serie B, sobrando por completo. Los personajes son de lo más previsibles y mil veces ya vistos en estas películas. El blanco opresor cruel y sin escrúpulos, el blanco más benevolente que se pone en su lugar, el negro culto que intenta hacer ver a los demás que un cambio es posible, el negro vengador que no quiere paz si no impartir la misma justicia que ha recibido durante toda su vida por parte del hombre blanco, etc.

Las interpretaciones, puesta en escena y ambientación están a un gran nivel y la historia del protagonista es muy interesante, con un conflicto interior muy poderoso para hacer una historia de lo más apetecible y conmovedora. El problema es que Nate Parker tiene 0 carisma y no es nada interesante. Hay muchos simbolismos visuales, pero son tan descarados que no funcionan y su ambiciosa propuesta se va diluyendo. El aspecto de tv movie y un ritmo muy irregular tampoco ayudan a disfrutar por completo de la película, que pese a entretener y conmover en muchos tramos, la olvidas según abandonas tu butaca. Pasará sin pena ni gloria.

6/10

The following two tabs change content below.
Montador de promos de películas en el canal 13 TV, colaborador del blog de cine Todoelcinequeviene.com, apasionado del cine, los libros y los cómics.

Deja un comentario